Bienvenido al blog de Pacoman

COPPERHEAD DOCTOR CUBE

Estimados Amigos y Camaradas:

Esta sobremesa tras realizar la función vital de comer, decidí refrescarme el hígado con un licor de anís “La Castellana”. Con mis propios ojos pude ver como al echar el hielo, este se resquebrajaba al tiempo que emitía un sonoro crujido y sobre el exterior de la redonda copa de cristal se formaba una capa húmeda debido al contraste de temperatura entre el frío interior y el calor propio de verano del exterior.

Tras ser testigo de tan espectaculares fenómenos, me encontraba meditando acerca del Teorema de Arquímedes y otros aspectos mundanos que nos rodean, cuando recordé que todavía no había posteado el Copperhead 18 Doctor Cube que me regale por mi cumpleaños, allá a mediados del frío mes de noviembre de 2010.

 Él no es realmente un médico. Cube es un mecánico silencioso del barco, cuya destreza profesional y procedimientos prácticos han salvado las vidas de muchos equipos en los últimos años. Mientras que su reputación con un soplete es materia de leyendas, nadie parece saber mucho sobre el misterioso hombre hecho a sí mismo. Se dice que la única cosa más estrecha que su
trabajo de soldadura, son los labios. ¿Hizo desollar su propio rostro para borrar un tatuaje y tal vez un recuerdo doloroso?.

Algunos rumores dicen que hubo un accidente en su primera vez en el mar, una fuga pequeña y un chubasco tormentoso que hundió el barco y mató a la tripulación. La historia dice que él hizo una promesa a los dioses para que se convirtiera en el mecánico más grande del mundo desde ese día …
 
Otras versiones dicen que perdió la memoria en el accidente y que él no habla de su nebuloso pasado porque no lo sabe. Compañeros han dicho, sin embargo, que cuando no está con nadie, en la distancia, puede escucharse al Doctor Cube en voz baja tras las paredes bajo el estruendo de los martillos y el abrasador calor del metal fundido.
Quizás, entonces, los únicos que conocen la verdad sobre el enigmático doctor son los yunques sobre los cuales cura y trata a sus “pacientes”.
 

Escritor; Brian Williams                          Concepto original; Kenny Wong

 Así es como definen sus creadores en la voluminosa caja del Copperhead Doctor Cube, a esta peculiar y espectacular figura diseñada por Kennyswork y fabricada por Hot Toys que apareció en el mercado en el año 2008.

Desde el primer momento de su aparición se convirtió en una de las primeras figuras raras y caras ajenas a la segunda guerra mundial que aparecía por entonces.Recuerdo que cuando vi  los primeros “review” en el foro de OSW, todavía estaba muy verde como para comprarse figuras tan caras y aunque me dejó perplejo, no me decidí a comprarla.
Gran error, porque las grandes figuras siempre se revalorizan con el paso del tiempo y sí nunca nos decidiéramos a dar aventurados pasos, no habría Teoremas de Arquímedes ni licor de anís, ni “naá de naá”.

Afortunadamente el problema del desorbitado precio se disipó gracias
a la bendita diferencia favorable del dólar y a una concienzuda y minuciosa búsqueda por Internet que me llevó hasta un apasionado vendedor del lejano y mítico Hong Kong.

Sin duda recordaré la sesión fotográfico del Copperhead Doctor Cube como la más peliaguda de todas las sesiones realizadas hasta la fecha y no por la falta de estabilidad (reforzada con un cambio de body de Hot Toys a Did), sino por la delicadeza de muchos de sus accesorios. Accesorios todos ellos magníficos y funcionales hasta el más pequeño de los grifos pero que a la hora de manejar la figura hay que tener mucho cuidado donde se ponen los dedos pues sus
numerosos detalles son de una fragilidad extrema.

El cambio de body de Hot Toys a Did era necesario pues aunque el primero venía bien en cuanto a resistencia de articulaciones se refiere, el excesivo peso del casco de metal hace doblar por la cintura al muñeco más resistente. Los bodys Did, al no tener articulación vertical en la cintura resisten lo que les eches encima y creo que ha sido un gran acierto en ese aspecto.
El único problema que se me presentó fue el de la longitud de pantalones, problema que he resuelto añadiéndole a los tobillos unas mangas de cuero y aprovecho que hablamos de tobillos para comentar que las botas son el único accesorio que desmerece la figura. El cambio de manos tampoco ha sido difícil pues los conectores de los guantes de HT se adaptan bastante bien a los de Did.

En lo referente al casco de metal, comentar que pese a que al tacto se agradece, ha sido un error por parte de los creadores de la figura. Pesa demasiado para una figura y es fácil que descompensa a la figura por muy rígidas que tenga las articulaciones -como es el caso-,  pues es muy fácil que la figura se desequilibra hacía uno u otro lado. No obstante, es una pieza magnifica, con luz propia alimentada por tres pilas de botón instaladas en uno de los compartimientos
tubulares que hay encima y accionada por la palanca superior que lo adorna.

LLegados a este punto, la comparación con el Adam Apexplorer es inevitable y difícil. Si bien los accesorios del doctor Cube son más elaborados y reales en su fabricación, los de Adam son más fáciles de tratar a la hora de jugar con la figura y aunque sean de plástico, dan el pego en la distancia y  fotográfica hablando. Respecto al traje de cuero, aquí es donde gana por goleada Adam, pues estamos ante una extraordinaria pieza de cuero frente al del Copperhead que pese a tener buen aspecto, no tiene pinta de no resistir mucho el paso del
tiempo… Espero que envejecemos ambos al tiempo…

Pese a todo, el Copperhead Doctor Cube es una excelente pieza, cien por cien recomendable y cuya presencia ahora entre mis manos para la sesión, agradezco infinitamente el poder tenerla en mi colección, es un placer para los sentidos del coleccionista.

La cabeza también merece un comentario extra. Me gusta, tiene cara de cabrón, cabrón pero salado. Ahora que lo tengo enfrente parece decir; “¿Liamos alguna?”…  No le va a servir de nada pues, ya tiene sustituto y a estas horas ya ha cambiado de personaje, deja su espectacular traje de mecánico naval para otra figura más reconocida. También él va a salir ganando, con esa cara tiene asegurado el éxito.

Y ahora si que no me queda más que decir, salvo que desearles que la figura del Copperhead Doctor Cube les deje un  sabor tan dulce como el que a mi me ha dejado este licor de anís y estas líneas que he compartido con ustedes.

Mis mejores saludos!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s